Bruselas – Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) pidieron en su cumbre de otoño en Bruselas «corredores humanitarios y pausas humanitarias» para que llegue la ayuda a la Franja de Gaza, afectada por el enfrentamiento entre Israel y el movimiento islamista Hamás, así como una conferencia de paz para Oriente Medio.

Las conclusiones de la cumbre aseguran que «la UE está preparada para contribuir a revivir un proceso político basado en la solución de dos Estados», uno palestino y otro israelí, y apoyan que se celebre «pronto» una celebración de una conferencia internacional para la paz, una propuesta que hizo el presidente del Gobierno en funciones de España, Pedro Sánchez, que pidió programar esa cita dentro de seis meses. Sánchez consideró además una «duda legítima» que se pueda plantear si Israel está cumpliendo con el Derecho Internacional a la vista de las imágenes de sufrimiento de la población de Gaza.

En un encuentro con medios, entre ellos EFE, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, consideró que sería un «enorme error» no abordar «inmediatamente» el proceso de paz en Oriente Medio en paralelo al envío de ayuda humanitaria, y confió en que pueda celebrarse una conferencia de paz «en las próximas semanas o meses». (26 y 27 de octubre)

Los líderes de la UE prometen mantener su apoyo a Ucrania pese a la guerra en Oriente Medio

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en la rueda de prensa final de la cumbre europea del 27 de octubre. Copyright: European Union

Bruselas – Los líderes de la Unión Europea (UE) garantizaron su respaldo a Ucrania ante la invasión rusa «tanto tiempo como sea necesario», pese a las reticencias de Hungría y Eslovaquia y a la irrupción de la guerra en Oriente Medio, mientras la Comisión Europea alista una propuesta para destinar a la reconstrucción de Ucrania los beneficios extraordinarios de los activos rusos congelados en Europa.

En una rueda de prensa al término de la cumbre, en la que intervino el jueves por videoconferencia el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, afirmó que «en el debate quedó muy claro que, a pesar de las tensiones geopolíticas en Oriente Medio, nuestro objetivo sigue siendo apoyar a Ucrania».

También pidieron a Borrell y a la Comisión acelerar la presentación de propuestas para poder utilizar legalmente en la reconstrucción de Ucrania los ingresos extraordinarios en manos de entidades privadas procedentes directamente de los activos inmovilizados de Rusia por las sanciones europeas. Al respecto, Von der Leyen confirmó que la Comisión trabaja actualmente «en una propuesta que se centrará inicialmente en los llamados beneficios extraordinarios», que ascienden a 211.000 millones de euros. (28 de octubre)

La división en la UE por el presupuesto hasta 2027 mantiene bloqueada la ayuda financiera a Ucrania

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, conversan durante la cumbre europea del 27 de octubre. Copyright: European Union

Bruselas – La división entre los países de la UE por la revisión del presupuesto a largo plazo del bloque, que cubriría los próximos cuatro años hasta 2027, mantiene bloqueado el nuevo paquete de 50.000 millones de ayuda a Ucrania después de que la cumbre que los líderes tuvieron este jueves no sirviese para acercar las posturas de las capitales.

El texto adoptado por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE sólo incluye una frase sobre la revisión del Marco Financiero Plurianual (MFP) para el periodo 2021-2027 que invita a «seguir avanzando con vistas a lograr un acuerdo global para final de año», a pesar de que el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, quería que los Veintisiete dieran orientaciones concretas a sus ministros para seguir negociando.

Aunque la gran mayoría de las capitales apoya el nuevo programa de asistencia a Kiev (solo Hungría se desmarca en este punto), la Comisión Europea también pidió nuevas aportaciones a las arcas europeas para hacer frente a cuestiones como los flujos migratorios (15.000 millones), la subida de los intereses de la deuda de recuperación (19.000 millones) o inversiones en tecnologías limpias (10.000 millones), así como para gasto en personal y administración (1.900 millones). Esto no convence a un amplio grupo de países liderado por Alemania y Países Bajos, que incluso invitan al Ejecutivo comunitario que preside Ursula von der Leyen a presentar un nuevo proyecto presupuestario y a buscar financiación para estas cuestiones dentro de los recursos con los que ya cuenta el presupuesto. (27 de octubre) (26 de octubre)

La UE promueve buscar un acuerdo migratorio con Egipto y crear un sistema común de retornos

Imagen de la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la cumbre del 26 y 27 de octubre en Bruselas. Copyright: European Union

Bruselas – Los líderes de la Unión Europea (UE) apoyaron este viernes el objetivo de trabajar en la dimensión exterior de la migración, a través de nuevos acuerdos para cooperar con los países de origen y tránsito, empezando por Egipto, y la idea de trabajar en un sistema común para los retornos de los migrantes irregulares.

El asunto fue tratado en una cumbre europea donde los líderes mantuvieron una «discusión estratégica» sobre la migración y «tomaron nota» de la carta que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, les envió con vistas a la reunión. En esa misiva, la máxima responsable del Ejecutivo comunitario hablaba de buscar nuevos acuerdos para prevenir las salidas hacia la UE de indocumentados, similares al memorando de entendimiento firmado el pasado verano con Túnez, y mencionaba como prioridad tratar de sellar un acuerdo con Egipto.

En un encuentro con medios, incluida EFE, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se refirió al futuro acuerdo con Egipto y dijo que será necesario asegurar que «todos» los Estados miembros de la UE estén «estrechamente implicados en la preparación de este pacto y el proceso de toma de decisiones» sobre el convenio. El objetivo es garantizar que los Veintisiete estén «unidos y todos cómodos» con el resultado de las negociaciones sobre el pacto con El Cairo, según Michel. (27 de octubre)

Los líderes de la UE se comprometen a cerrar este año la reforma de las reglas fiscales

La primera ministra estonia, Kaja Kallas, y la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, conversan durante la cumbre del euro el 27 de octubre en Bruselas. Copyright: European Union

Bruselas (EuroEFE).- Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se han dado hasta final de este año para concluir la revisión de las normas de control del déficit y la deuda, que siguen dividiendo a los Veintisiete entre los partidarios de una mayor disciplina fiscal y los que piden más inversión pública.

En las conclusiones aprobadas este viernes durante una cumbre en Bruselas, los líderes llaman a sus ministros a seguir avanzando en unas negociaciones que dirige España como presidencia del Consejo de la UE, con el objetivo de que haya nuevas normas cuando estas tengan que volver a aplicarse en 2024.

El presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, subrayó a su llegada al encuentro la «importancia» de tener un acuerdo antes de final de año en un momento en que «el desempeño de la economía es aún fuerte», pero «las economías están empezando a ralentizarse». Tanto Donohoe como la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, abordaron con los líderes la situación de la economía europea, en particular el aumento de la inflación y la ralentización que parece observarse en esta segunda mitad del año. Y Lagarde les avisó de que «es demasiado pronto para cantar victoria» pese a la tendencia a la baja en la inflación y les llamó a acordar este año nuevas reglas fiscales como «señal de unidad». (27 de octubre)

Esta recopilación es una selección editorial basada en la cobertura europea de EFE. La responsabilidad editorial de esta publicación es de EFE.