Bruselas – Los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de los Estados miembros de la Unión Europea no lograron este lunes alcanzar un acuerdo sobre el envío a Ucrania de seis baterías antimisiles Patriot, unos sistemas antiaéreos considerados los más modernos y eficaces para neutralizar misiles.

Los representantes de los 27 se reunieron en Luxemburgo en un encuentro marcado por la petición de Ucrania para que sus aliados redoblen el envío de sistemas antiaéreos, entre ellos las baterías Patriot con las que cuentan Países Bajos, Polonia, Rumanía, Alemania, Grecia o España.

Las miradas se centran en Madrid después de que Alemania haya tomado el liderazgo con el envío de una de estas baterías –la tercera de su arsenal que pone a disposición de Ucrania– y haya pedido que le sigan otros socios de la UE y de la OTAN que no tienen una amenaza directa.

Sin embargo, al tratarse de un costoso sistema de defensa –cada uno valorado en casi 1.000 millones de euros– que resulta estratégico para la seguridad de los países, era difícil que la cita del lunes fuera concluyente para el envío de las baterías que pide Ucrania.

Fuentes europeas apuntan específicamente a España y Grecia, con cuatro y cerca de una veintena de estos sistemas, respectivamente, como posibles benefactores de Ucrania en este momento.

A pesar de la  falta de acuerdo en la reunión, el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, aseguró en rueda de prensa posterior al encuentro que el debate está más «maduro» y que espera que los 27 pasen pronto a la acción.

Borrell destacó la urgencia de redoblar la ayuda antiaérea a Ucrania, subrayando que no se trata solo de facilitar las baterías Patriot, sino también componentes como los interceptores y los lanzadores para que los sistemas con los que cuenta ya Ucrania sean efectivos en plena oleada de ataques rusos contra ciudades e instalaciones eléctricas.

Tras el encuentro, el ministro de Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski, señaló que su país no está en disposición de cederlos a Ucrania por su proximidad a la frontera con Rusia y, sin citar a España, afirmó que hay algunos Patriot en Europa Occidental que “quizás serían más útiles desplegados en Ucrania».

Sin embargo, el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación del Gobierno de España, José Manuel Albares, evitó aclarar si España mandará las baterías e insistió en que, «en la medida de lo posible», se ayudará a Ucrania en aspectos de defensa antiaérea y en munición.

«España puede decir muy alto que siempre que ha estado en su mano ha ofrecido aquello que ha necesitado Ucrania», señaló Albares, que indicó que España se mueve con «discreción» en este debate y «no actúa a golpe de anuncio».

Respecto a cómo evoluciona el debate en el seno de la UE, Albares negó presiones del resto de socios europeos a España para que ceda estos sistemas y apuntó que “todos los colegas del ramo entienden que cada Estado miembro hace el mayor esfuerzo posible» en relación con Ucrania «en la medida en la que puede». (22 de abril)

La responsabilidad editorial de esta publicación es de Europa Press.